¿Qué cambia después del blindaje?

Un vehículo blindado exige cuidados específicos, como revisión más frecuente. También se modifican los requisitos para el seguro automotriz.

Después de que el automóvil es blindado, ocurren cambios estructurales importantes en el vehículo. Por eso, serán necesarias algunas medidas para mantener la calidad del blindaje, además de los cuidados habituales.

Peso del blindaje

El blindaje más pesado puede pesar, en promedio, 200 kg, y los más livianos pesan 170kg en promedio. Por lo tanto, no es recomendado blindar vehículos con una potencia inferior a 90 caballos.

Entre los materiales más livianos está la fibra de aramida Kevlar ®. Además de la ligereza, es uno de los materiales más resistentes y de mejor desempeño del mercado.

Revisiones: ¿cuál es la frecuencia?

Un dato importante es que la primera revisión necesita ser hecha 60 días después de haberse completado el servicio. Esto se debe a que en el proceso de blindaje, el vehículo es enteramente desmontado para la inserción de los paneles balísticos. Las revisiones posteriores deben ser realizadas cada seis meses y el blindaje necesita ser analizado minuciosamente.

Seguro automotriz

Al igual que los vehículos sin blindaje, un automóvil blindado también necesita un seguro.

Sin embargo, el costo del seguro suele más alto. Mientras los precios para la póliza de un vehículo común toma criterios como el modelo del vehículo, edad del conductor y hasta el estado civil, en la lista de vehículos blindados hay más criterios a ser considerados, especialmente cuando se trata de las partes que más absorben el peso extra: amortiguadores, juegos de neumáticos y ventanas.

Otro factor que impacta directamente en el precio son las piezas de reposición que son más difíciles de conseguir en el mercado.

Como también vehículos sin blindaje, un automóvil blindado también necesita de un seguro.

Precauciones  

La garantía estándar del blindaje es de tres años que puede ser o no extendida después de la evaluación cuidadosa del vehículo. Después del proceso de blindaje, el consumidor necesita certificar que recibió toda la documentación legal, además del manual con especificaciones técnicas y que funciona como una especie de garantía.