Cómo es el mantenimiento de un vehículo blindado

Un vehículo con blindaje exige un cuidado especial para mantener su alto nivel de seguridad. Conozca qué implica el mantenimiento de un vehículo blindado.

Un vehículo pasa por varios cambios durante el proceso de blindaje que alteran buena parte de la carrocería del mismo, aumentando mucho el peso del automóvil. Aun con el uso de la fibra de Kevlar®, que deja al vehículo menos pesado que otros materiales, el mantenimiento del vehículo blindado debe ser constante para que todo siga de la mejor forma.

Normalmente, el blindaje de un vehículo aumenta su peso en alrededor de 250 kg a 320 kg, lo que hace que el tempo de mantenimiento sea más corto. Eso es natural, principalmente a causa de ese aumento de peso.

La recomendación es que se haga la primera inspección y revisión dos meses después del blindaje. Eso sirve tanto para ver el funcionamiento del vehículo, como también para hacer algunas pruebas en el blindaje.

Después de ese primer análisis, es importante consultar con la empresa de blindaje para saber la periodicidad de las revisiones. Pero el promedio acostumbra ser de seis en seis meses.

Qué partes deben pasar por mantenimiento

Es importante observar las piezas relacionadas a la seguridad y a la estabilidad del vehículo. Ellas son las que más sufren con el impacto del peso del blindaje.

Neumáticos

Los neumáticos deben ser observados con bastante frecuencia. Con el aumento del peso, el desgaste es más rápido. Por eso, la indicación es que ellos deben ser cambiados con 25 mil kilómetros, aproximadamente.

Suspensión

Responsable por la estabilidad del vehículo, la suspensión sufre un desgaste hasta el 30% mayor en un vehículo blindado por causa del exceso de peso. La recomendación para un vehículo que no tiene blindaje es de cambiar los amortiguadores con cerca de 40 mil kilómetros.

Una buen dato es conversar con el mecánico o con la empresa de blindaje responsable por el blindaje del vehículo, que el tendrá la recomendación ideal para el mantenimiento.

Frenos

De la misma forma que la suspensión, los frenos son sobrecargados, ya que el esfuerzo para detener el vehículo es mayor por causa del peso. El desgaste aumenta en hasta el 30%. Es muy importante observar los frenos, que son una pieza clave para la seguridad del vehículo.

Vidrios

Los vidrios del vehículo blindado son más espesos y consecuentemente más pesados. Por causa de eso, durante el proceso de blindaje del vehículo, el motor que hace las ventanas abrir y cerrar son modificados. Eso hace con que los vidrios sean movidos rápidamente.

Por otro lado, este motor con el tiempo, va a necesitar mantenimiento. Otro punto, es el vidrio blindado, después de un periodo de tiempo puede sufrir delaminación, cuando la capa interna comienza a soltarse, formando burbujas indeseadas.

Cuidados con el vehículo blindado

Además del mantenimiento, es importante tomar cuidados diarios con un vehículo blindado. Actitudes simples pueden hacer con que las revisiones sean más simples, a lo largo del tiempo:

  • No golpear la puerta del vehículo con los vidrios abiertos. Eso puede dañar los vidrios y perjudicar el blindaje;
  • No dejar la puerta abierta por mucho tiempo, porque eso puede deformarla;
  • No dejar el vehículo en el sol. Las altas temperaturas son perjudiciales a los vidrios de los vehículos blindados.

Con los cuidados básicos y el frecuente mantenimiento de los vehículos blindados, éstos van a durar mucho más tiempo y con la protección siempre al día.